YOGA A PARTIR DE LOS 60


La edad no es un obstáculo para la práctica del Yoga, en la medida en que los ejercicios de Yoga, se adaptan a las necesidades de cada persona. De tal modo, hayas o no practicado Yoga con anterioridad, los beneficios del yoga en la tercera edad son tales y tan importantes, que es conveniente considerar en esta etapa de tu vida, la posibilidad de incorporar estas actividades, para favorecer tu cuerpo y tu mente.

Estos son algunos de los beneficios del yoga en la tercera edad:

Oxigenación de tejidos: Una de las claves del yoga es la respiración profunda y certera. Esto ayuda a que los tejidos se oxigenen de una manera mucho más efectiva,colaborando así con un mejor bienestar general del cuerpo.

Elasticidad y tonicidad muscular: El estiramiento suave del yoga y todo el trabajo muscular ayudan mucho no sólo a estar en un mejor estado de elasticidad y tonicidad muscular, sino también a toda la zona vertebral y la postura en general.

Concentración y relajación: El yoga es una actividad que demanda concentración y también que produce una relajación muy intensa, a la vez que se trabaja con todo el cuerpo y la mente en armonía. Es por esto que puede resultar de maravillas para aquellas personas de la tercera edad que tengan problemas con estos apartados.