LA MEDITACIÓN SEGÚN OSHO - Creando nuevos hábitos de conciencia




La meditación no es una ciencia, no es un arte. Es un don; no más que eso.

Todo lo que necesitas es un poco de paciencia. Los viejos hábitos habrán de perdurar; las ideas seguirán precipitándose, los pensamientos vendrán y se irán. Y tu mente siempre está como si fuera la hora de mas congestión, con el tránsito a mas no poder.

Tu cuerpo no está acostumbrado a sentarse en silencio: te moverás y te darás vuelta.

No hay de qué preocuparse. Simplemente, observa que el cuerpo se está moviendo y se está dando vuelta, que la mente está convulsionada, llena de ideas (consistentes, inconsistentes, fútiles), fantasías, sueños.

Quédate en el centro, observando.

www.karmayoga.es