MEDITACIÓN DE KUNDALINI YOGA PARA LA GLÁNDULA TIROIDES









MEDITACIÓN PARA LA GLÁNDULA TIROIDES


1ª POSTURA:

De pie, extiende los brazos hacia arriba y hacia atrás, arqueando la espalda en un ángulo de 20º desde la posición inicial. Las palmas de las manos se miran entre ellas y los dedos permanecen estirados.
La cabeza está alineada con el cuerpo. Mantén la postura.

CONCENTRACIÓN:

Los ojos están cerrados y dirigidos al punto del entrecejo, o ligeramente abiertos para mantener el equilibrio, si es necesario.

RESPIRACIÓN:
Profunda, lenta y larga, a través de la nariz.

TIEMPO: De 1 a 2 minutos.

FINAL: Inspira profundamente y retén el aire durante 5 segundos, espira y colócate inmediatamente en la siguiente postura.

2ª POSTURA:

De pie, inclínate muy despacio, todo lo que puedas, hacia delante, manteniendo los brazos rectos junto a las orejas.



CONCENTRACIÓN:

Los ojos están cerrados y dirigidos al punto del entrecejo, o ligeramente abiertos para mantener el equilibrio, si es necesario.

RESPIRACIÓN:

Respirando siempre por la nariz, inspira profundamente, retén la respiración y saca el ombligo tanto rato como puedas. Espira, aguanta sin respirar y saca de nuevo el ombligo. Continúa este ciclo.

TIEMPO: De 1 a 2 minutos.

FINAL: Inspira y retén el aire durante 5 segundos, espira y relaja.

COMENTARIOS:

Junto con las glándulas paratiroides, la glándula tiroides es la guardiana de la salud y de la belleza. El desequilibrio entre estas glándulas puede hacerte envejecer antes de tiempo. La tiroides afecta a la piel, el cutis y el aspecto externo.

Esta meditación también se llama, la inclinación milagrosa. Sus otros beneficios son promover el equilibrio emocional y mental, así como prevenir la menopausia prematura.

www.karmayoga.es