POSTURA DE LA TORSIÓN: Seda el sistema nervioso y favorece a los órganos reproductores



PASOS

Siéntese en el suelo con las piernas juntas y estiradas.
Doble la pierna derecha y, pasándola por encima de la pierna izquierda, coloque el pie junto
a la cara externa del muslo izquierdo, tan arriba como le resulte posible. El pie debe
permanecer paralelo al muslo y la planta, sobre el suelo. El muslo de la pierna flexionada
quedará junto al estómago.

A continuación, ladee el tronco a la derecha y coja la pierna con el brazo izquierdo, que
pasará por encima de ella. La mano agarrará la pierna estirada, como se ilustra en el dibujo
correspondiente. La cara queda vuelta hacia atrás y el brazo derecho queda detrás del
tronco, con la mano apoyada por la palma en el suelo.
Mantenida la postura el tiempo indicado, se deshace para ejecutarla sobre el otro lado


Tiempo

Cuarenta y cinco segundos, dos veces sobre cada pierna.


Beneficios

. Dota de gran flexibilidad a la espina dorsal hacia los dos lados y estira y revitaliza todos
los músculos dorsales evitando tensiones y crispaciones.
. Induce a la relajación profunda, aliviando todas las tensiones del sistema neuromuscular y
sedando el sistema nervioso.
. Ejerce masaje sobre todos los órganos de la cavidad abdominal.
. Favorece la vejiga y, en las mujeres, los ovarios, así como la próstata en los hombres.
. Regula la función renal.
. Revitaliza todos los pares de nervios espinales.
. Combate la rigidez de los músculos de las piernas.
. Mejora el riego sanguíneo al tronco.

SÍGUENOS EN: