MEDITACIÓN PARA EL CUERPO QUÍMICO: Conciencia del cuerpo



Pasos a seguir para la meditación:
1.- Sentarse y respirar regularmente.
2.- Centrarse en que el cuerpo se expanda, relaje los músculos tensos.
3.- Doblar la cabeza hacia adelante, de modo que la sangre fluya hacia el
lóbulo frontal, donde está localizada la capacidad humana de pensamiento (eso, por
supuesto, cuando estemos sentados).
4.- Imaginar que la sangre fluye en su mayor parte hacia el hemisferio derecho
del cerebro, que es el que canaliza las fuerzas creadoras y de imaginación.


Imaginar que un canal despejado una la cabeza y el corazón, y sangre
espiritualizada fluyendo por ese canal.
Esta meditación puede utilizarse durante varias sesiones para sensibilizar el
cuerpo físico, con miras a futuras vivencias espirituales. Si aparecen
espontáneamente imágenes o vivencias, deben explorarse, pero hay que volver a la
conciencia del cuerpo antes de terminar la meditación.


SÍGUENOS EN: