LA PIRÁMIDE DE LA SABIDURÍA


Hacer el silencio interior, llegar al lugar donde la mente se calma, el cuerpo deja de sentir tensión o dolor y las emociones se aquietan, es preciso para acceder a los espacios de conciencia, la quietud es la puerta que abre tu realidad profunda y solo desde ella percibirás la completud que te habita, la estabilidad es el camino para conocerte.

Imagínate entonces cuán lejos estamos de sentir quiénes somos, siempre buscando actividad, ruido, impacientes, preocupados, repletos de obligaciones, aburridos si no nos ocurre nada, siempre expectantes a lo siguiente que nos va a impresionar… pero resulta que para conocer nuestros espacios curativos, profundos y verdaderos habremos de aprender a dejar de convulsionarnos. 


Sólo cuando te paras completamente por dentro, empiezas a escuchar la energía, lo que hay en el vacío y a sentir tu cuerpo electromagnético, a relacionarte con tus chakras y a activarlos, desbloquearlos a conciencia.