LA IMPORTANCIA DE LLEVAR UNA VIDA SANA




El ritmo de vida que llevamos en la actualidad, la cantidad de horas que pasamos en el trabajo, los niños (quien los tiene), el trabajo, más trabajo, etc, impiden que tengamos horas para cuidarnos a nosotros mismos. Llevar una vida saludable y sana se hace cada vez más complicado. La falta de tiempo para hacer deporte, pasear, la contaminación atmósferica, la mala alimentación… son factores que favorecen la obesidad, los problemas cardiovasculares y, en definitiva, son nocivos para nuestra salud.


Siempre oímos por todas partes que hay que hacer deporte, llevar una vida sana, comer bien, pero la realidad es que cuando sales de trabajar, en la mayoría de los casos, te apetece irte a casa, tirarte en el sofá y hacer una cena rápida y sin pocas complicaciones. Por ello, las comidas precocinadas suelen ser tu salvación.

Con la alimentación pasa lo mismo. Igual de rápido cuesta hacer unas pizzas al horno de las congeladas que hacértelas tú mismo con productos frescos, y que mejor que estos productos sean ecológicos (hechos de forma natural). Lo mismo ocurre con las ensaladas, los huevos, el pan (ahora está muy de moda las panaderías que venden pan calentito pero que previamente es congelado), el chocolate, el café, la carne.


Huyamos de todo esto. La diferencia de comer un tomate ecológico a comer uno hecho con pesticidas es abismal. El sabor cambia, las vitaminas que ingiere nuestro cuerpo varían en consideración. Son más caros sí, pero a la larga son mucho mejores en todos los sentidos.
Comer productos ecológicos, ir en bici, practicar algún deporte o a pie, no sólo es saludable para nosotros, sino también al medio ambiente.


www.karmayoga.es