CUÁL ES EL KARMA DE UN BEBÉ - El destino kármico




Cuando nace un nuevo ser, nos solemos preguntar cuál es el factor determinante para que nazca en un lugar del planeta, o en un hogar determinado, o con unos determinados padres; ya que en principio nos parece injusto el hecho de la aparente desigualdad existente entre los seres humanos. Para la naturaleza del nuevo ser que va ha nacer ser, el factor determinante es el karma.

El alma será dirigida hacia un entorno propicio para que ese ser salde sus deudas kármicas. No es por casualidad que se nace en un determinado ambiente, familia, nacionalidad, etcétera. Nacemos para cumplir nuestra “misión”, para aprender ciertas lecciones, y para ello necesitamos nacer en el lugar adecuado, ya sea en una familia pobre, o rica, ignorante o culta, en un país o en otro, en resumen, todo lo que nos facilite el cumplimiento de esa misión o misiones en el transcurso de nuestra vida terrenal y, así proseguir nuestra evolución.

Asimismo se nace en el entorno propicio para desarrollar los talentos que hemos adquirido en otras vidas y ahora poder perfeccionarlos. Si el alma tiene talento para la música, como consecuencia del trabajo realizado de antemano, nacerá en el ámbito familiar idóneo que por gusto o inclinación darán al ser una educación musical que le facilite desarrollarse en esa dirección. E igual sucedería con otros dones, ya que nuestros talentos, nuestras habilidades que aparentemente hacemos de modo natural, son consecuencias de esfuerzos realizados en vidas anteriores.

Hemos tenido nuestras propias experiencias, estas experiencias han ido dejando su huella en nosotros, todo lo que hacemos y todo lo que nos hacen se acumula en el almacén de información llamado Archivo Akhásico. No hay un encuentro casual, ni una asociación que no sea importante para nuestro desarrollo. La reencarnación es la creencia de que cada uno de nosotros pasa por vidas sucesivas, con el propósito de crecer en espíritu y de recobrar la plena conciencia de su naturaleza divina. Según la necesidad de experiencias requeridas para el progreso y la evolución de cada uno, varían de vida en vida la situación social, capacidades físicas, mentales, sexo.

Es importante saber que NO todas las pruebas que encontramos en nuestra vida son de origen kármico. La influencia prenatal de los padres y sobre todo la de la madre, tiene un marcado efecto en la determinación de la personalidad o esencia del alma que haya de encarnarse en el cuerpo que va a nacer.


www.karmayoga.es