KRIYA DE KUNDALINI YOGA PARA LOS PULMONES Y LA CIRCULACIÓN




Cómo hacerlo:

Siéntate en postura fácil con la columna recta. Agarra las rodillas con las manos.

Inhala completamente estirando la caja torácica hasta el máximo de su capacidad. No sorbas más aire más tarde, y no dejes que se filtre. Coloca la lengua detrás de los dientes contra la parte posterior de los dientes superiores en el techo de la boca.

Relaja la columna, manteniendo la respiración retenida dentro. Comienza a flexionar la columna rápidamente hasta que no puedas ya retener más la respiración dentro y entonces exhala. Gradualmente incrementa el tiempo que retienes la respiración a un minuto. Continúa durante 11 minutos.


Efectos:

Este ejercicio es una excelente manera de aumentar la resistencia, para hacer que la sangre absorba por completo el oxígeno de los pulmones, y para ayudar a que los músculos del corazón se regulen y reorganicen por sí mismos.

Presionará los riñones, las gónadas y las suprarrenales. Es necesario ser capaz de retener una inhalación completa durante 1 minuto para suministrar el oxígeno óptimo en el torrente sanguíneo. Cuando hay disponible en la sangre menos oxígeno de que se requiere, el cerebro, los órganos y las glándulas son incapaces de funcionar adecuadamente y los sistemas se estropean provocando enfermedad.

Cuando este ejercicio se realiza durante 11 minutos al día o un máximo de 22 minutos, purificará totalmente el torrente sanguíneo.
Se sugiere que si lo haces durante 22 minutos, te tomes un descanso después de los primeros 11 minutos y luego continúes durante 11 minutos más.


www.karmayoga.es