QUÉ ES EL BUDISMO ZEN - Zazen



Se dice que para estudiar Zen se necesitan 3 cosas:

Una raíz de fe, que es creer que todo ser humano posee su propia naturaleza intrínseca y que la puede percibir, pues hay un principio fundamental que se puede captar.

Una gran bola de dudas (no hay certeza).

Una gran tenacidad de intención (fortaleza de carácter para no dejarse vencer).


En el Zen hay varios grandes maestros:

Hui-neng, el primer gran guía chino;


Lin-chi, que lleva el Zen de China a Japón y de lo que derivará la secta Rinzai;


Dogen, que funda la secta Soto, que busca alcanzar la iluminación mediante la meditación y la guía del maestro, que desarrolla el uso del koan y crea la secta Rinzai, que es severa y ruda con el alumno aceptando el castigo físico para templar el carácter del alumno y probar su fuerza de voluntad, además de abrirle la mente con situaciones extremas.


En comparación con otras religiones que niegan una categoría dentro de ellas a la mujer, el Zen las acepta como estudiantes y maestras. Existe un monasterio del siglo XIII llamado Tokeiji, en el cual la abadesa Shido desempeñó un importante papel para difundir esta filosofía.

Otro monasterio es el de Eukakuji, en el cual las condiciones de ingreso son: ser soltera y responder la pregunta del guardián del portón.

La meditación (dhyana en sánscrito, ch’an en chino y Zen en japonés) es el método budista para captar directamente la veracidad de que la vida es sagrada en sí misma, y que la plena experiencia del carácter trascendente de la vida es como un retorno al hogar.

Por tanto, la iluminación (Satori) es una apertura de un mundo nuevo y distinto, oculto por las confusiones de la mente conceptual y dualista; en resumen, busca que el alumno se sepa parte integrada -y no separada- de una totalidad.

La meditación no es contemplativa, sino dinámica: la esencia en que deben consistir nuestros actos: “acción en la meditación y meditación en la acción”.

Es llevar a cabo sin ser conscientes de ello o hacer sin hacer (wei-wu-wei en chino). El experimentar el aquí y ahora es una profunda penetración mística en la que se eliminan las innecesarias distracciones.

Para alcanzar el Satori existen cuatro herramientas:

Zazen (meditación),
Sanzen (sesiones de diálogo -mondo- con el maestro o Roshi),
El uso de koans (enigmas ilógicos) y
El trabajo cotidiano del monasterio.