MEDITACIÓN CON MANDALAS ÓPTICOS: Relaja tu mente



El trabajo con Mandalas pone en movimiento la creatividad, produce cambios que inciden en la regulación del sueño y la vigilia, en el humor, en la tolerancia al dolor, en la disminución de angustias y puede restablecer el equilibrio perdido con anterioridad.
En momentos previos y posteriores a operaciones, curaciones y otras problemáticas hospitalarias, algunos terapeutas piden a sus pacientes que coloreen Mandalas.
La acción de pintarlos o dibujarlos puede colaborar a calmar el dolor de las personas que sufren trastornos por estrés postraumático o síntomas depresivos ante situaciones difíciles. Al mismo tiempo comienza a facilitarse la integración psíquica, se logra equilibrio, tranquilidad, se van aquietando los temores y mejora la tolerancia al dolor.


El trabajo con Mandalas puede ayudar en la acción terapéutica, desde su contemplación, su dibujo o pintura. Niños y adultos, sepan o no dibujar, tienen a su alcance el coloreado del Mandala.
Dice Laura Podio. “Cualquier práctica que realicemos con Mandalas, meditación, concentración, realización, pintura, etc., genera un paulatino desarrollo de ciertas cualidades beneficiosas a nivel mental, como la concentración, paciencia, calma, armonía y bienestar; y también otras reacciones en la química cerebral que estimulan el sistema inmunológico”


“El estímulo visual del Mandala impacta sobre el quiasma óptico emitiendo mensajes a nivel del hipotálamo que generan una cascada química de neurotransmisores beneficiando de esta manera a todos los sistemas : endocrinológico, neurológico, inmunológico y psicológico”.
Una herramienta de reestructuración sencilla, concreta, eficaz y al alcance de todos, excelente instrumento para utilizar con los pacientes complementando la intervención verbal dentro de un tiempo acotado.


El trabajo con Mandalas puede realizarse desde la contemplación de los mismos, su dibujo o pintura. Niños y adultos, sepan o no dibujar tienen a su alcance el coloreado del Mandala.
Se trabajará en la capacitacion desde la propia experiencia del Asistente, para que luego pueda trasmitir las vivencias y conocimientos a sus pacientes desde su propio sentir, hacer y pensar.


MÁS INFO EN: