" NIKE " APUESTA POR EL YOGA PARA AUMENTAR SUS VENTAS









Nike y Nordstrom parecen tener algo en común: envidia por Lululemon. Para atraer a los consumidores dispuestos a gastar US$98 en pantalones elastizados para yoga, estos minoristas están imitando la estrategia de Lululemon Athletica Inc., la compañía de ropa deportiva conocida por sus económicos accesorios y prendas para yoga.

La cadena de indumentaria deportiva Salvation de Nike Inc. vende pantalones capri por US$64 y ofrece un formato de estudio de yoga similar al de Lululemon. Las tiendas Athleta de Gap Inc. venden tops de yoga de mujer por US$60 y ofrecen clases gratuitas de yoga –otra innovación de Lululemon-. La línea Zella de Nordstrom Inc., dedicada a equipos para yoga, contrató a un ex alumno de Lululemon para presentar la iniciativa.

Al agregar indumentaria para yoga a sus líneas, los tres grandes minoristas apuntan a llevarse un porcentaje mayor de las ventas de ropa deportiva femenina, informa Bloomberg Businessweek en su edición del 12 de septiembre. Aunque los consumidores continuaron reduciendo sus gastos, las ventas estadounidenses de ropa deportiva para mujer el año pasado crecieron 2,6% a US$30.500 millones, informa la firma de investigación de mercado NPD Group.

“Esta tendencia está impulsada en un 100% por Lululemon”, señaló Andrew Burns, analista de la firma de investigación de capital D.A. Davidson de Portland, Oregon.

Si bien el yoga existe desde hace milenios, Lululemon “ayudó a convertirlo en algo social para las mujeres porque las hace sentir que se ven bien al practicarlo”, afirma Jill Miller, instructora de yoga de Los Angeles.

La compañía, con sede en Vancouver, fue fundada por el empresario Chip Wilson en 1998, después que tomó una clase de yoga y descubrió que la ropa que se podía conseguir en aquel momento no era ideal para esa disciplina.

SEGUIDORES DE CULTO
Con una astuta combinación de comercialización de moda y de estilo de vida –además de clases de yoga gratuitas, la compañía pone en la vidriera a “embajadores” locales que “encarnan el estilo de vida Lululemon”-, el minorista ha logrado formar un grupo de seguidores de culto. La facturación de Lululemon el año pasado creció 57% a US$712 millones.

Los rivales parecen estar debilitando la posición de Lululemon a través de los precios. Una chaqueta de la línea Zella de Nordstrom cuesta US$98, US$20 menos que la versión de Lululemon. Mientras que Lululemon vende pantalones de yoga por US$98, la marca Athleta de Gap de San Francisco vende un par similar por US$59.

“Creo que nos diferenciamos de otras marcas por la mayor amplitud de nuestra selección”, dijo Scott Key, vicepresidente senior de la filial Athleta de Gap. “Es más accesible.” Niega que copien a Lululemon.

Nike, que tiene su sede central en Beaverton, Oregon, y Gap también han comenzado a seguir la práctica de Lululemon de apelar al carácter espiritual del yoga, apuntando a que los clientes sientan que son parte de una comunidad. El sitio web de Athleta cuenta con un blog sobre cómo estar “Chi” así como una serie de “webinarios zen”.



SÍGUENOS EN: