POSTURA DE LA PINZA: Yoga y fibromialgia





PASOS:

Siéntese en el suelo con las piernas juntas y estiradas.
Incline lentamente el tronco hacia delante tanto como le sea posible, sin doblar las piernas,
y coloque las manos en las plantas de los pies o en los tobillos, aproximando la cara y el
tronco tanto como sea posible a las piernas.

Los brazos quedan flexionados y los antebrazos se llevan tan cerca como sea posible del
suelo, a ambos lados del cuerpo.


Con la práctica necesaria irá cada día aproximando más a los muslos el pecho y el
estómago.
Regule la respiración por la nariz y mantenga la postura el tiempo indicado, para a
continuación deshacerla lentamente y relajarse 
Variante: Esta posición tiene una variante que consiste en realizar la postura con las piernas
separadas tanto como se pueda, sin esfuerzos excesivos, y manteniendo las rodillas bien
estiradas. Se inclina lentamente el tronco hacia delante y se colocan las manos en las
plantas de los pies o en los tobillos, aproximando la cara y el tronco tanto como sea posible
al suelo, entre las piernas .


Tiempo

Un minuto. Se ejecuta la postura dos veces.
31

Beneficios


. Hay un estiramiento intenso de todos los músculos posteriores del cuerpo que los estimula
y revitaliza. Dota de flexibilidad a los músculos posteriores de las piernas y a la columna
vertebral, irriga la médula espinal y aumenta la capacidad de resistencia del cuerpo.
. Favorece la acción cardiaca y perfecciona el sistema circulatorio; ejerce masaje sobre la
región cordial.
. Se tonifica la región pelviana y se favorecen las glándulas sexuales.
. Ejerce una considerable presión sobre el abdomen, lo que representa un potente y
beneficioso masaje sobre los órganos y vísceras del abdomen y una mejora en su funcionamiento.
Se estimulan el hígado, el páncreas, los riñones y la vejiga. En las mujeres se
favorecen los ovarios y en los hombres, la próstata.
. Equilibra el funcionamiento de las glándulas suprarrenales y reactiva la energía a los
distintos plexos.
. Seda el sistema nervioso, induce a la relajación profunda, favorece la unidireccionalidad
de la mente.
. Previene o ayuda a combatir la ciática, el lumbago, la lordosis, la dispepsia, algunas
formas de impotencia, la indigestión y la hipertrofia renal. Es muy eficaz para combatir
la pereza intestinal y prevenir la gastritis, así como las hemorroides y varices.

SÍGUENOS EN: