CONSEJOS PARA EL BUEN DESARROLLO DE UN NIÑO



Consejos para el buen desarrollo del niño desde antes de su concepción, durante el embarazo, su nacimiento y crecimiento.



El Ayurveda tiene una rama de pediatría (kaumara-bhrtya) que trata acerca del cuidado pre y postnatal del niño y del cuidado de la mamá antes de la concepción y durante el embarazo. También explica qué deben hacer los padres para tener un hijo con la constitución, la inteligencia y el sexo deseado, y les enseña a mantener la salud y evitar enfermedades.
La salud del niño depende del equilibrio tanto físico como mental. El cuerpo y la mente están relacionados. Cuando la mente está perturbada con miedos y ansiedades irreales, falta de confianza o incapacidad para responder a ciertas situaciones, puede producir enfermedades crónicas en el cuerpo. Y a su vez las enfermedades crónicas afectan a la mente. Por lo tanto tratar de resolver problemas físicos crónicos sin considerar el aspecto mental, generalmente sólo aportará soluciones temporales.
Un punto importante para el adecuado desarrollo mental del bebé es que los padres deben mostrar un afecto apropiado. Frecuentemente se malentiende la renuncia a la complacencia sensual como el no exhibir la afectividad. Lamentablemente he sido testigo de las dificultades que algunos devotos han creado en sí mismos y en sus familias cuando –en su esfuerzo por alcanzar “niveles elevados de conciencia”- han suprimido artificialmente la energía emocional natural del alma espiritual.




El Charaka-samhita (un texto ayurvédico) explica como la conciencia de los padres en el momento de la concepción afecta al niño. De acuerdo con este texto, la conciencia del bebé es determinada igualmente por cuatro factores:

1) El karma de las vidas anteriores del hijo. 2) Sus deseos remanente de otras vidas. 3) La conciencia de los padres en el momento de la concepción. 4) Las vibraciones que el niño percibe durante los nueve meses de embarazo. Los padres deben darse cuenta que su hijo será, en muchos aspectos, una manifestación de su propia conciencia (especialmente en el momento de la concepción). La pareja debe prepararse para este nuevo miembro de la familia esforzándose en complacer a Krishna. Entonces, el niño será amado incluso antes de que aparezca. Por lo tanto, de acuerdo a la cultura védica, la responsabilidad de los padres con su hijo comienza desde antes de la concepción. Esos deberes se cumplen mediante la ejecución de varias actividades, llamadas samskaras.




En ISKCON hay prácticas devocionales regulares llamadas sadhana, las cuales elevan la conciencia; pero también hay deberes específicos que hacen que el acto de concebir un niño se vuelva un yajña, una actividad que puede complacer a Krishna. Por ejemplo, Srila Prabhupada les dijo a sus discípulos casados que antes de tratar de concebir un niño cantaran por lo menos 50 rondas del maha-mantra Hare Krishna.




Las parejas que quieren tener un niño o una niña pueden seguir ciertos principios ayurvédicos. En un significado del Srimad-Bhagavatam (6.1.54), Srila Prabhupada cita del Rg Veda que si las secreciones del esposo son más abundantes que las de la esposa, el hijo será hombre, y que si las secreciones de la esposa son más abundantes, tendrán una mujer. Para incrementar las secreciones, el padre puede tomar alimentos dulces, grasosos, ácidos o salados, que incrementen kapha-dosa (energía vital de mucosidad) en su cuerpo. Si la esposa toma alimentos amargos, picantes o condimentados, esto resecará ligeramente su cuerpo, reduciendo los fluidos sexuales. Esto también puede ser logrado mediante el ayuno. Ciertos días son más ventajosos ya sea para una concepción masculina o femenina y otros días (relacionados con las fases de la luna) están prohibidos para la concepción. Esto se basa principalmente en el hecho de que en esos días sus cuerpos y mentes están más débiles.
Note la diferencia entre las dos listas de la tabla 2. La primera lista comienza la venida de la menstruación y por lo tanto es diferente para cada pareja. La segunda lista comienza con la luna llena o la nueva, y por lo tanto es universal.



Para el acto de la concepción la mujer debe estar acostada sobre su espalda, ya que otras posiciones pueden perturbar las tres dosas (energías vitales). La concepción después de la puesta del sol es considerada en la modalidad de la bondad. Es importante lo que la madre embarazada oye mientras está despierta. Durante la preñez debe incrementar la audición y el canto de temas espirituales y especialmente al leer más en voz alta. Esas vibraciones sonoras trascendentales beneficiarán grandemente al niño. Una pareja puede meditar en la forma y las actividades de una gran personalidad espiritual y así preparar al niño en el vientre para una vida auspiciosa. La mujer en cinta debe evitar cosas asociadas con vata-dosa o las modalidades más bajas (la pasión y la ignorancia). Para evitar la posibilidad de que entren fantasmas, a la embarazada no le debe gritar ni pegar, no debe cabalgar, ni mirar en pozos profundos, ni dormir al aire libre. Tampoco debe decir mentiras ni hablar mal de otras personas, ya que eso hará que el niño se vuelva dependiente de las mujeres. La embarazada debe tener cuidado con su alimentación. Debe tener una dieta moderada pero nutritiva. Durante el embarazo, el peligro más grande sería un incremento en el vata-dosa. Vata-dosa consiste en una combinación de aire y éter. Por eso –especialmente poco antes del parto- el cuerpo debe ser protegido de resecarse demasiado. Si el cuerpo está demasiado tieso o seco, entonces el parto será más difícil para el bebé y la madre. Cualquier signo de resequedad debe ser tratado inmediatamente. Algunos síntomas obvios son los labios o la piel seca. También el estreñimiento es un síntoma de sequedad interna. La resequedad puede contrarrestarse con una dieta que incremente kapha-dosa, esto es, muchos líquidos, alimentos grasosos, alimentos agrios, con suficiente sal.




Durante el embarazo cambia la producción de hormonas en la madre, la cual afecta su cuerpo y su conciencia. El padre debe ser tolerante. Una mujer embarazada debe ser tratada de la misma manera con que uno carga un recipiente de aceite: cuidadosamente.
Para mantener en paz la mente, la madre debe tener todos sus deseos satisfechos. Sin embargo, esto no significa unas vacaciones de nueve meses, porque las actividades de la madre afectan al niño. Si la madre está todo el tiempo acostada y durmiendo, el niño será perezoso. Lo mejor para el hijo es que la madre sea normalmente activa, manteniendo su programa regular de actividades. Uno debe usar su sentido común para decidir cuánto descanso es necesario, especialmente al final del embarazo.




Se debe notar que generalmente las emociones de la mujer embarazada se vuelven más intensas. Por esa razón llorará aparentemente sin motivo. Esto no debe ser reprimido, ya que es una situación saludable. Además, mediante este proceso el cuerpo eliminará toxinas.
La tabla 2 enumera las preparaciones que la madre debe tomar en cada mes de embarazo. No es una lista, sino que en cada uno de esos meses en particular se deben enfatizar.
La leche y sus subproductos son especialmente útiles durante la preñez. La leche incrementará el poder de los otros animales de la lista, purificará la sangre e incrementará la inteligencia y la memoria. Además, la leche es rasayana, un alimento que mantiene la fuerza y la flexibilidad juvenil. Si la madre tiene dificultad en digerir la leche, se le pueden agregar especias tales como jengibre, canela o cardamomo. Esos condimentos además reducen el moco. De acuerdo a la tradición vaisnava, dos días antes del nacimiento, la madre es llevada en medio de un kirtan a una cabaña especial donde permanecerá hasta 10 días después del parto, al final de su período contaminado.




Inmediatamente después del parto, existe el peligro de una perturbación en el vata-dosa de la madre debido al hueco en su cuerpo. Si su vientre es masajeado con una mezcla de ghi con un poco de chile (ají) picante, esto ayudará a contrarrestar el incremento de vata.
Cuando ella tenga apetito debe tomar esta mezcla de ghi y chile, al que se le debe agregar algo de jengibre (esto también ayudará a controlar vata). Después puede tomar su dieta regular.



Si su producción de leche no es normal, ella pude consumir alimentos condimentados. De lo contrario (si la producción es normal), las especies se deben evitar. Los 3 condimentos recomendados (fenogreco, comino y culantro) producen un efecto caliente (para incrementar la digestión), pero después tienen un efecto refrescante. Para el bebé recién nacido, se necesitan cinco cosas: un par de piedras, ghi, aceite de ajonjolí, agua y una cucharita para té de oro o de plata. Esos objetos son necesarios para revivir rápidamente al niño, ya que el esfuerzo del parto lo debilita. Masajee el cuello y la nuca del bebé con el aceite de ajonjolí y salpique agua en su cara. Mejor si es caranamrta (agua con que se ha bañado a las Deidades). Si el ambiente es cálido, use agua fría. Si es fresco use agua tibia. La mayoría de los hospitales son cálidos. Si las piedras son golpeadas suavemente entre sí cerca del oído del niño, eso también le dará fuerza. Con la cucharita ponga una pizca de ghi en la lengua del bebé, como su primera comida.




Este ghi debe ser preparado especialmente. El ghi tiene potencia física y mental. Como otros productos de la leche da fuerza física e incrementa la inteligencia y la memoria. Estas propiedades pueden ser aumentadas cantando mantras dentro del ghi. Un deber del padre antes del parto es hacerse acamana (purificaciones con libaciones de agua), poner su dedo medio en la superficie del ghi (no lo toque con la uña) y leer en voz alta los setecientos slokas del Bhagavad-gita. Ese ghi tendrá un poder extra. Se requiere solo una cucharadita, pero su potencia es inconmensurable.
Hoy la mayoría de los hospitales son bastante liberales y le permiten al padre estar presente durante el parto. Minutos después del nacimiento del bebé, después de que ha sido limpiado, el padre puede realizare esta sencilla actividad.



Hay diferentes centros de energía en el cuerpo, llamados chakras, que gobiernan diferentes experiencias en la vida. Esos centros deben ser balanceados desde una edad temprana. El sentimiento de seguridad está relacionado con el fluir apropiado de energía a través del primer chakra. Este chakra puede ser apropiadamente estimulado mediante el contacto corporal entre el bebé y los dos padres. Incluso antes del corte del cordón umbilical, el niño debe ser puesto sobre la madre. El contacto físico temprano entre el niño y el papá también es importante. Si desde el mismo nacimiento el bebé experimenta afecto, se sentirá protegido y cuando sea grande será más capaz de enfrentar dificultades en la vida. También relacionado con este primer chakra está la supervivencia, o sea, la comida. En las últimas décadas, las empresas que fabrican fórmulas de leche artificial, trataban de desalentar la alimentación de pecho. Sin embargo, ahora se ha reconocido que la lecha plástica no es buena para los niños.




La experiencia sensual está relacionada con el segundo chakra. El contacto íntimo y las muestras de afecto entre el bebé y sus padres desde el comienzo de su vida, ayudarán al bebé a tratar con sus propias energías sensuales más tarde en su vida. Ese niño no tendrá la impresión de que la intimidad y el afecto son emociones negativas que tratará de suprimir artificialmente, ni tampoco le dará una importancia exagerada a la actividad sexual.
Otras cosas también son importantes para el desarrollo apropiado de los sentimientos del niño. Él debe tener una variedad de juguetes, pero que no estén relacionados con la violencia. Los juguetes no deben ser filosos, ni potencialmente peligroso.
El niño no debe ser asustado con historias de fantasmas, ni amenazado, ni dañado físicamente. El principio védico dice que hasta los cinco años de edad, el niño debe ser mimado, de los cinco a los quince años debe ser disciplinado y después de los quince, sus padres deben volverse amigos de él.




Debemos comprender cuidadosamente este importante principio. Los primeros cinco años de una persona son los más importantes. Durante ese breve lapso, los padres y el bebé deben desarrollar una relación de amor y confianza.
Si él necesita algo, sólo ellos de lo pueden proveer. Por eso el principio es que durante esos primeros cinco años se establezca una relación en la plataforma del amor.



No se castiga a un bebé porque su inteligencia no está suficientemente desarrollada como para entender apropiadamente. Al niño se le puede enseñar, pero no castigar. Cuando el niño madure, el castigo será efectivo, porque el niño verá: “Aquí hay alguien que me ama, y me corrige”. Por eso el niño reaccionará positivamente al castigo si él ve la preocupación amorosa de los padres. Si no se ha establecido una relación amorosa, y el niño es castigado, pensará que sus guardianes están reaccionando contra él debido a la ira y él no aceptará la lección. A la edad de quince años, cuando se ha desarrollado la inteligencia y el joven se ha vuelto un poco más auto disciplinado, ya no hay necesidad de castigo. Desde ese momento, cualquier intento de cambiar las características de su personalidad, no tendrá efecto. Los padres deben volverse amigos del joven. Así la individualidad de la persona puede desarrollarse perfectamente, y se le dará la oportunidad de responsabilizarse de su vida a su debido tiempo. Incluso desde el punto de vista astrológico, la edad de 14-15 años es un momento crítico, relacionado con el paso de Saturno. El joven verá la figura de la autoridad como un desafío, así que si no hay una relación profunda de afecto, la autoridad será rechazada.




Este fenómeno también se relaciona con los primeros años del niño, especialmente entre la edad de los dos a los tres años. Está relacionado con el tercer chakra, la fuerza de voluntad.
El desarrollo del tercer chakra será suprimido si no se le da libertad en esos primeros años, si él piensa que no tiene derecho a decir que no, o a hacer sus propias decisiones. Más tarde él probablemente se vuelva un cobarde o querrá controlar y reprimir a todo el mundo. Esos problemas psicológicos, en correspondencia con un chakra específico, influencian ciertas partes del cuerpo. Las manifestaciones del tercer chakra se manifiestan como problemas en el hígado, los riñones y el estómago. Los problemas del segundo chakra (experiencia sensual, como se mencionó antes) se relacionan con el aparato digestivo inferior y los órganos generativos.


Una atmósfera familiar estable y afectuosa a veces puede ser rechazada por una familia de devotos porque piensan que el afecto y la complacencia de los sentidos son materialistas. Sin embargo, la vida de Srila Prabhupada y como el trataba a los niños presenta un cuadro diferente. La idea de Gour Mohan era que Srila Prabhupada debía tener lo que necesitara. Y por eso podemos ver que más tarde Srila Prabhupada le dio al mundo lo que éste necesitaba. Hay un principio importante que se debe tener en mente acerca de la salud de un bebé. El pánico está justificado. Los síntomas en un niño tienen más significación que en un adulto. Cualquier síntoma en un niño puede indicar grandes problemas en potencia.




Las enfermedades en la infancia generalmente están relacionadas con kapha o vata-dosa. Los niños con desequilibrio en el vata-dosa constantemente tienen resfríos. Los remedios químicos suprimen los síntomas del resfrío, pero no lo curan. Finalmente pueden producir resfríos más severos, que degeneran en infecciones. En la flema y los mocos viven varios tipos de bacterias. Un desequilibrio de vata-dosa –y por consiguiente un incremento del moco- estimulará la reproducción de bacterias y causará infecciones. Un bebé traga moco porque no puede limpiarse la nariz y por eso el exceso de kapa-dhosa y de moco es más difícil de controlar que en un adulto.



Lo que se puede hacer para ayudarlo es ajustar su dieta. La leche tiene la mala reputación de aumentar las mucosidades. Pero realmente aumenta el moco si no se toma apropiadamente. Esa tendencia a incrementar kapha se agrava si se toma fría directamente de la refrigeradora.
La leche debe ser hervida y luego mezclada con aire, derramándola varias veces de una taza a otra. Aunque la leche fría aumenta kapha-dosa, al calentarla incrementará pitta-dosa y al traspasarla varias veces se mezclará con aire, lo que aumentará kapa-dosa, haciéndola más ligera y fácil de digerir. Eso reduce su tendencia a crear moco en el cuerpo. La leche materna, sin embargo, es un equilibrio perfecto entre las tres dosas.




Para disminuir kapha en el cuerpo y controlar los resfríos, se puede usar miel en la dieta en lugar de azúcar. Si el moco se acumula debido a una falta de calor en el cuerpo, se pueden usar en la dieta condimentos suaves, como el fenogreco y la manzanilla. Si el moco es transparente se debe tomar miel.
El desequilibrio del vata-dosa en los niños incrementa el gas intestinal, lo cual perturba al bebé cuando el gas provoca pinchazones en los músculos y nervios intestinales. Esta perturbación del vata se caracteriza por la frialdad y la sequedad.
Para aliviar este problema, se debe masajear al niño frecuentemente con aceite, lo cual es bueno para todos los niños, especialmente los que están sujetos a un desequilibrio del vata-dosa. El aceite que es absorbido por la piel se asimila dentro del cuerpo, como si fuera comido. Ese aceita se distribuirá a los huesos y nervios del cuerpo, lo cual ayudará al niño a tener un sueño más tranquilo y profundo (generalmente un problema para los bebés-vata). El desarrollo de vata, frecuentemente crea estreñimiento. Si esto ocurre, se recomienda la siguiente medicina: Fría semillas de methi en ghi y úselo como un ungüento para masajear la barriga del niño. El bebé también puede comer esto, pero sólo en pequeñas cantidades. La madre que da lactar a su hijo, también puede tomar esta medicina, la cual cambia la consistencia de su leche y es útil para su hijo.




El desequilibrio del tercer dosa, pitta, también existe, pero es más raro. Un niño con demasiado pitta-dosa en el cuerpo, será propenso a las erupciones de la piel (pequeños puntos rojos) o sensaciones de ardor. Esas condiciones también pueden hacerse visibles externamente en la piel, especialmente en el rostro, que se volverá demasiado rojo. La madre que esté dando de lactar a un niño así, debe renunciar a todos los condimentos y alimentos ácidos, y disminuir la cantidad de sal en su dieta.
Un masaje con aceite de sándalo y una dieta que incluya alimentos que normalmente son más difíciles de digerir (como bananos o nueces), serán muy beneficiosos para este tipo de bebé. Nunca se le deben dar alimentos ácidos o condimentados.
Una recomendación para las parejas que no puede concebir un niño, es que la esposa adora a Tulasi. Luego, al terminar el arati, ella puede sacudir muy delicadamente la planta de Tulasi hasta que caiga una hoja. La devota debe insertar esta hoja dentro de un trocito de banano. Una cápsula de banano puede ser tragada sin masticar. Por la misericordia de Tulasi devi, la pareja podrá concebir un niño. Si los padres de nuestros niños aplicaran algunas de las sugerencias de este artículo, se crearía una situación más beneficiosa para sus hijos, lo cual los llevará posteriormente a avanzar en la conciencia de Krishna.



SÍGUENOS EN:



                                                    http://twitter.com/#!/Yogaenlugo


http://www.facebook.com/home.php#!/profile.php?id=100002134140657