PON EN FORMA TU CORAZÓN GRACIAS AL YOGA


Cómo actúa el ejercicio sobre el cuerpo. Estimula los nervios que van desde la punta de los dedos y pasan por las manos y los brazos hasta el pecho, y se reúnen en el centro del corazón. Cuando se mantiene la posición durante el tiempo establecido, los músculos del corazón se relajan por sí solos.

Relajación de la parte superior del cuerpo. Los pulmones se expanden y se produce una limpieza general de todo el torso debido a la actividad que se genera en el sistema linfático. Como los músculos de los hombros y del cuello están flexionados durante el ejercicio, al bajar los brazos, una ola de relajación fluye hacia estos músculos.

Posición del ejercicio. Siéntate en el suelo con las piernas cruzadas y la espalda completamente recta. Puedes sentarte en una silla, con los pies paralelos y bien pegados al suelo y la columna derecha. Cierra los ojos.

Levanta los brazos hasta un ángulo de 60 grados y mantén los codos bien firmes con las palmas hacia arriba y los dedos extendidos. Respira lenta y profundamente inhalando y exhalando por la nariz.

Duración del ejercicio. El tiempo mínimo para mantenerse en esta postura es de 1 minuto y el tiempo máximo, de 3 minutos. Si no eres capaz de mantener la postura durante el tiempo máximo, comienza con 1 minuto y aumenta el tiempo 20 segundos cada día. Al octavo día, serás capaz de resistir el tiempo completo.

Para terminar. Inhala profundamente y retén el aire durante 10 segundos. Luego exhala, baja suavemente los brazos y relájalos sobre tu regazo. Mantente sentado un minuto más, con los ojos cerrados, para sentir el efecto calmante del ejercicio.