MEDITACIÓN PARA PREVENIR ATAQUES CARDÍACOS






Según la sabiduría antigua, esta meditación mantiene las arterias del corazón abiertas.

POSTURA:

Con la columna recta siéntate sobre el talón izquierdo, a la altura del perineo (el talón debe presionar la zona entre los genitales y el ano). La rodilla derecha está apoyada en el pecho, apuntando hacia arriba, los pies, planos en el suelo, (Postura del guerrero).

MUDRA:

Las manos están planas y encaradas hacia abajo, y la palma derecha descansa sobre el dorso de la mano izquierda; las puntas de los pulgares se tocan. Coloca este mudra a la altura del centro del pecho, justo por encima de la rodilla derecha.

CONCENTRACIÓN:

Deja los ojos abiertos 1/10 parte y mira hacia abajo.

RESPIRACIÓN:

Inspira, dividiendo dicha inspiración en 4 partes iguales. Espira, dividiendo también la espiración en 4 partes. Hazlo siempre por la nariz

MANTRA:

Se puede acompañar la meditación con el mantra que desees. Uno bueno es: “Ong, Ong, Ong, Ong” repetido mentalmente al inspirar en cuatro tiempos y “So jang, So jang, So jang, So jang” (Fonéticamente en castellano) repetido mentalmente al espirar en cuatro tiempos.

TRADUCCIÓN DEL MANTRA:

Es un mantra que abre el corazón y da poder. Significa: “El Creador está en mí”.

TIEMPO:

7 minutos. Añade 5 minutos por cada semana de práctica. Se puede llegar a los 31 minutos por sesión.

FINAL:

Inspira profundamente, retén el aire dentro 10 segundos, espira. Repite dos veces más.

www.karmayoga.es