LA IMPORTANCIA DE LA CORRECCIÓN POSTURAL EN EL YOGA




El concepto de cadena muscular constituye un avance científico a la hora de trabajar el cuerpo con posturas. Las correcta ejecución de las asanas potencia los efectos favorables del yoga, pero sobre todo evita lesiones y ayuda al practicante de esta técnica a sufrir lo menos posible y disfrutar de la kriya.

El concepto de cadena muscular constituye un avance científico a la hora de trabajar el cuerpo con posturas. Las correcta ejecución de las asanas potencia los efectos favorables del yoga, pero sobre todo evita lesiones y ayuda al practicante de esta técnica a sufrir lo menos posible y disfrutar de la kriya, lo que es sin duda uno de los objetivos de esta técnica. Y es que la postura o asana se realiza con movimientos lentos y conscientes evitando el espíritu de competición.

Estos métodos, con sus objetivos y contenidos, actualizan las técnicas físicas, posturas y estiramientos del yoga, han sido practicados y valorados durante años según sus efectos prácticos, y aceptados por sus buenos resultados. Un ejemplo: no podemos trabajar de igual forma músculos diferentes como estáticos y dinámicos (espinales y abdominales), sobre todo cuando la diferencia se basa en argumentos científicos.

Con el fin de lograr mejores resultados, la respiración acompaña a la postura, (exceptuando ciertas posturas que en su fase estática se hacen muy relajadas), utilizando la respiración como vehículo de concentración. La mecánica respiratoria desempeña un gran papel en la ejecución de las posturas, sobre todo de aquellas ejecutadas de forma activa. Muchos músculos del cuerpo tienen dos misiones: suspender las costillas en contra de la gravedad y abrir la caja torácica para que los pulmones puedan expandirse. Alguno de estos músculos son: diafragma, escalenos, intercostales, pectorales menores, etc. Si se trabaja demasiado con las técnicas inspiratorias se crea entonces un desfase y se retraen más los músculos inspiradores. La técnica consiste en espirar a la vez que se estiran los músculos inspiradores con el fin de facilitar aún más su estiramiento y relajación.

Hoy en día se sabe que al estirar el extremo de un músculo deformamos el otro extremo; así, cuando se corrige la zona lumbar, muchas veces se deforma la zona cervical. Los músculos largos no son paralelos al hueso, tienen un componente de oblicuidad así que, cuando se estira un músculo, este componente se convertirá en una rotación de los segmentos óseos.

Esto ocurre, por ejemplo, con los músculos de las piernas (semitendinoso, semimembranoso). Cuando los estiramos en una flexión anterior, se origina una rotación de fémur y un pie en eversión. Estos trucos o compensaciones evitan y deforman el cuerpo impidiendo un estiramiento correcto, cosa que no ocurre en los estiramientos globales del cuerpo.

La mayoría de los dolores y problemas mecánicos están situados en la espalda sobre todo a nivel lumbar y cervical. Debido a la naturaleza de la musculatura posterior del cuerpo (músculos paravertebrales) y a su tendencia al exceso hacia el acortamiento y rigidez las posturas de hipertensión no pueden sentar bien a la columna vertebral.

www.karmayoga.es