MAHAMUDRA - El gran sello



Maha, significa “grande”, pero la parte del mudra causa muchos problemas, ya que hay todo tipo de supersticiones y creencias adheridas a ese concepto que no tienen nada que ver en absoluto con el verdadero proceso y función de los

El primer camino erróneo es obsesionarse con la idea de la Vacuidad. Conozco a un monje que pertenece a la Escuela Satyasiddhi (en japonés: Jojitsu-shu) y a otra que se basa en los Tres Tratados. Ambas son también conocidas como Escuelas de Sunyata o de la Vacuidad. Para ese monje, todo carece de una naturaleza intrínseca. Cuando practica la meditación, se concentra en la cultivación de la vacuidad de su ser, rompiendo de este modo con cualquier apego a su yo. Está consciente de que todo lo que surge en dependencia de algo es inherentemente vacío de una naturaleza propia; igualmente, el yo y sus atributos son no-existentes. El destino final de su cultivación es el Cielo del Espacio ilimitado de la Vacuidad, el primer cielo en el Reino sin Forma, uno de los Tres Reinos y Nueve Tierras. Ese monje está convencido de que ya alcanzó la Iluminación.

El segundo camino erróneo es atarse a las escrituras. En una ocasión, dije que realmente hay muchos grandes eruditos y venerables muy versados en los Sutras y demás escrituras. Cada vez que hablan de los principios basados en los Sutras, se expresan clara y coherentemente. Si alguien les hace preguntas, al responder fundamentan sus argumentos sobre citas de los Sutras y escrituras. Los cristianos se apegan a la Biblia, los budistas al Canon Budista y los taoístas al Canon Taoísta. No pretendo desalentar a nadie de leer Sutras y escrituras, pero quisiera que leyeran esas escrituras poniendo atención al significado de sus enunciados para poder aplicarlos creativamente y elaborar pensamientos nuevos. No estimulo que se memorice los textos, ni quiero que nadie se convierta en un ratón de biblioteca y acabe entre las escrituras.



www.karmayoga.es